lunes, 19 de enero de 2015

Entrevista a M. Floser

Hoy comparto con todos vosotros un encuentro que marcará un antes y un después para este blog y para todos los amantes de la literatura.
He podido compartir unas confidencias con un autor que está dando sus primeros pasos en el mundo literario, pero que estoy seguro que dará mucho que hablar. Su nombre, M. Floser.
Con una respuesta casi inmediata, accedió a ser entrevistado para este blog con la mayor de las alegrías e ilusiones, cosa que agradezco muy sinceramente.
Nacido en Barcelona y criado en el barrio de La Mina, a los 9 años comenzó su carrera artística dibujando, influido por una serie que lo marcaría de por vida, "Dragon Ball". Estudió dibujo y guión en la Academia de Dibujo "Escola de Cómics Joso". Actualmente se encuentra en proceso de revisión de la que será su primera novela y ha tenido la gentileza de ser el primero de muchos autores que entrevistaré para todos vosotros.

M. Floser, el lado más íntimo de un autor con mucho futuro.

- Sabemos de los orígenes humildes de tu familia ¿Qué es lo que más recuerdas de aquella época?

Antes de nada me gustaría agradecer esta entrevista, me hace mucha ilusión.
De mi infancia recuerdo a un crío de nueve años aprendiendo a cocinar subido a una silla para poder llegar a los fogones. Artisticamente todo empezó con la serie de animación "Dragon Ball", y todo con aquellos nueve años. Cuando veía los capítulos de esa serie pensaba que yo quería ser artista fuera como fuese.

- ¿Qué fue lo que te llevó a mudarte de Barcelona a la capital?

Creo que fue una mezcla de amor y estupidez juvenil. Me fui con 19 años a vivir con mi pareja, dejando mis estudios en "Escola de Còmic Joso". Estuve un año en Madrid, trabajando de jefe de almacén y luego me tuve que volver cuando la relación con mi, ahora ex-pareja, se rompió.

- Habiendo comenzado tu formación encaminándote al cómic ¿qué te hizo cambiar el cómic por los libros y la literatura?

Hubo un momento en el que dibujar dejó de llenarme. Me sigue gustando mucho, pero ya no es como antes. Antes podía estar horas y horas con un lápiz en la mano. Pero llegó un día en el que me sentía infeliz con el mero hecho de pensar que tenía que ponerme a bocetar. Un día decidí tomarme un tiempo sabático y dedicarme más a la otra parte del cómic (el guión) y me encontré con que aquello me hacía feliz y me resultaba más natural.

- Estás trabajando en la que será tu primera novela. ¿Cuánto de tu vida podremos encontrar en ella?

Todo. Mis personajes siempre son parte de mí. Tienen mi forma de pensar, mi psicología. El protagonista de mi novela, recibe consejos durante toda su aventura que muchos amigos míos han recibido por mi parte cuando han tenido algún problema. Soy una persona muy positiva y que, por suerte, ya tiene un largo recorrido (a pesar de que solo tengo veintinueve años).

- ¿Qué significó para ti ver terminada esa primera creación que pronto verá la luz?

Sinceramente, no sé si esto me deja en mal lugar, pero me eché a llorar. Nunca he sido una persona muy constante. Nunca había terminado ninguno de los proyectos artísticos que había empezado. Creo que va relacionado con la pregunta que he contestado antes; dibujar no me hacía feliz y por eso nunca terminaba nada. Poner el punto y final a mi novela significó que por fin me respetaba a mí mismo lo suficiente como para hacer lo que amaba, y lo que amo es escribir.

- ¿Desde cuándo escribes?

Escribo desde los dieciseis años. Escribía mucha poesía. De hecho quería escribir un libro de poesía que se llamaría "Homenaje a Machado". Escribía también guiones cortos y muchos artículos de opinión sobre cine.

- ¿Quién y por qué te ha influido a la hora de decidir dedicar tu vida a la literatura?

Mi profe de guión. Me enamoré de sus clases y del apoyo que me dio. Debo reconocer que odiaba escribir antes de llegar a la escuela de dibujo. Cuando vi que una de las asignaturas era la de guión pensé en no asistir a esas clases. Algo dentro de mí me dijo que fuera al menos a la primera, que le diera una oportunidad y es una de las mejores decisiones. Una de las cosas que más le agradezco a mi yo pasado. Cuando aquel hombre empezó a explicar lo que para él era el guión, con aquella pasión... me enamoré (aunque no me di cuenta de lo mucho que me influenció hasta muchos años después).

- ¿Qué puedes decirnos de los concursos literarios?

A mí personalmente no me gustan. Me repelen mucho. Creo que ponen demasiadas condiciones estúpidas. "Usa esta tipografía", "con este tamaño", "con este margen", "con este interlineado"... creo que en vez de tantas pautas deberían dejar a los escritores hacer aquello que aman, que es simplemente escribir. Para mí, las únicas condiciones que deberían tener los concursos son: "Ama y respeta la literatura", "no tengas faltas de ortografía" y "si no quieres ser escritor, si no sueñas con serlo, si simplemente haces esto porque te aburres, no participes".

- ¿Qué es lo que más te gusta de ser escritor?

Poder crear mundos nuevos, poder hacer lo que quiera. Poder entrar en la mente del lector y trastocar toda su psique. Decirle "¡VAS A VER UN BARCO SURCANDO EL CIELO CON SUS VELAS Y TE LO VAS A CREER Y TE VA A FASCINAR!". Básicamente, me encanta hacer soñar.

- ¿Cuál crees que es hasta ahora tu mejor escrito? Bien sea un artículo, un relato, un cuento o una novela).

Esta primera novela esta a un nivel que incluso a mí mismo me ha sorprendido. Me daba miedo tener una narrativa ridícula y coloquial, pero mi lectora cero me dijo una cosa que se me quedó muy marcada: "tu narrativa no tiene nada que envidiar a la de los grandes". (También me dijo que le recordaba a J.K. Rowling y eso me sonrojó mucho ja, ja, ja).

- ¿Alguna manía que se pueda contar a la hora de escribir?

Yo soy una persona con un olfato muy, muy fino. Antes de ponerme a escribir (sea en casa o en la biblioteca), me pongo crema de manos y me doy un masaje mientras la aplico, con los ojos cerrados y música clásica o épica (os lo recomiendo). Luego huelo la crema, abro los ojos y me sumerjo en la página.

- ¿Quiénes son tus autores de referencia?

Estoy enamorado de la narrativa de J.K. Rowling y de Stephen King. Me encanta Orson Scott Card (aunque debo reconocer que me ponen nervioso sus personajes femeninos, creo son su punto flaco).


- Un consejo a quien comience a escribir y quiera dedicarse a ésto.

Quizá les diría que si sueñan con esto, no lo dejen. Oirán a muchas personas diciéndoles que lo dejen, que el arte es una pérdida de tiempo. Les dirán que se busquen un trabajo serio. Les pediría que no hagan caso a esos comentarios, que ni siquiera les respondan. Si aman el arte, simplemente deben dejar que sus resultados y sus logros hablen por ellos. Y, por supuesto, que nunca dejen de ser humildes. El arte sin humildad no es arte, es un insulto.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada